Madrugada de un jueves.

Pasa una bolsa totalmente vacía, el viento desea menear un poco la cabellera que quizá alguna vez tuve en demasía. Las calles desiertas, los autos a lo lejos, la gente duerme, las personas sueñan. La noche mundana de un jueves en madrugada.

Me dicen, me repiten que lo que escribo tiene un sentido, que funciona, que plasma algo lindo, momentos que siempre tenemos presentes y que algunas ocasiones emocionan esos escritos vagos. Como hoy, vuelvo a decir que solo basta abrir un ojo y darse un delicioso manjar de lo que nos rodea. Como esta madrugada tan oscura entre muchas otras que han transcurrido en nuestras vidas. No necesitas lentes para visualizar una piedra rodando cuando se presta atención en el detalle, el secreto es un detalle aun estando en la penumbrosa madrugada de un jueves.

Llegan a mi mente las escapas nocturnas, una corrida de más de un kilómetro a las tres de la mañana para llegar a casa de puntillas y ser descubierto por mi prima, pero no por mi tía, vaya alivio. O el día que me volví loco y lleve aquella serenata mal cantada pero bien recibida, el detalle. Todo eso puede detallar una madrugada como esta, cuando prestas real atención a donde estas parado, cuando en realidad amas lo que te está rodeando. Eso es arte pura, un escrito que valdrá la pena, porque refleja lo que uno en verdad quiere.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s