Lo que el último verso se llevó.

Era de tarde, mis dedos machacados de escribir sin parar  ya se quejaban del horror de un día que parecía no terminar. Pare por unos segundos, quizá fue facebook o la manía de continuar historias que ya cargo en la memoria. Me detuve, bebí un poco de vino tinto, tome dos sorbos y todo comenzó como si dirigiera una orquesta donde tu eras la principal protagonista.
Abrí el Microsoft Word. Fusione palabras, pensé en ti en todo momento, suspiraba en cada párrafo, fumaba de tu recuerdo, me sumergía en el drama del antagonismo. 

Y así termine. Con una exclamación de guerrera en mi rostro. Como si hubiese ganado una guerra, una batalla de años. Fue de esa manera como el ultimo verso llego, y al final, se fue, entre las lineas de la noche y el borrador del archivo de texto. al final, pude dormir con lo que el ultimo verso se llevo de mi.

Tinguili

También los héroes se van.

Encontré entre los grandes arboles del camino hacía donde me encuentro, un momento de reflexión. Esos donde lo importante o que parece importante en la vida cotidiana es recordado. Fue ahí cuando me fije en lo profundamente insano que es no hacer lo que te gusta, ir a un lugar donde nada de lo que viene es lo que quieres, ¿pero en realidad algún día sabemos lo que queremos? Medite, indague, divague y hasta me sumergí en mi mente. Y es ahí cuando llega. Uno debería de hacerlo más seguido. Estoy aquí por algo, he venido y ya he aprendido, que dolor de cabeza es ese, quizá estoy donde en verdad debería de estar hoy. Reflexionando.

Luego luego comencé a intransitar como chico perdido entre el cerebro y los sentimientos. Me preguntaba, y disculpa si lo digo así, si en realidad nos correspondíamos o era solo las circunstancias del destino. Te conocí, me gustaste, espera me gustas, sacas las mejores frases, versos, poemas y reflexiones en mi, pero, ¿pero eso en realidad hace que me gustes? Ahora lo dudo. Eres fantástica de una manera que es difícil de describir. Una sonrisa que es una búsqueda hacía algún mundo sin fin. Y una mirada que con el tiempo brilla como el sol mismo, como la estrella perdida en el horizonte del infinito. Pero dime tú, si eso en realidad es que me gustes. Espera, me encantas. Aunque por momentos las palabras falten, sobren o las circunstancias se vuelvan adversas. La duda nos embarga, que puede ser, que no, y que si. Y es ahí donde el camino hacía aquí entro en mi, totalmente como un verso que no acaba nunca de pronunciarse. Te quiero, me gustas, ¿pero en realidad es suficiente? Lo es. Sin duda que lo es. Aunque no siento que sea. Genial. Eres la musa que me inspira, la llave perfecta del candado, pero no encuentro esa chispa de cada segundo a tu lado. La quiero encontrar, pero culpa a los soldados que en tu vida bloquean el sitio, llenándolo con púas y reclamando su lugar en tu celda. También los héroes tienen que tener un espacio donde puedan actuar. También ellos se van.

Las cosas que no dije…

Empieza desde el hola, hasta el adiós. Se quedan trabadas en la lengua, palabras que pueden salir pero que algo las detiene, las jala hacía atrás y se pierden en el pensamiento. No tiene nombre, solo no se dicen, se guardan, se pierden, se quedan o se esfuman, pero no se dicen. Es a veces desde el sentimiento más dulce hasta las palabras más mundanas, desde la respuesta a la pregunta abierta del maestro hasta el verso que ella quería escuchar, la frase que voltearía el momento. 
No se sabe, quizá son incoherencias, pero no se dicen. Será el miedo a la reacción o el pensamiento ingenuo que prefiere quedarse con ellas. Desde el adiós, hasta el hola. Simples cosas, palabras, deseos y versos. Dilos, al final el resultado es mejor que las cosas que no dijiste jamás..

 

Tinguili

Pensamientos.

“Dejare el silencio guardado en la caja de las malas costumbres  Aplicare los besos que mis labios habían encajado por siempre en un infinito vació. Y el corazón emergerá para dar el amor que en el pasado sentencio a resguardar en la oscuridad.”

Tinguili 23 de diciembre del 2012…

Lo malo.

El mundo no es el malo, malas son las personas que lo habitan. Las personas no son malas, malos son los actos que van en contra de los demás. Los actos no son malos, malas son las razones por las que actuaron así. Las razones no son malas, malos son los motivos que las llevaron a ellas. Los motivos no son malos, malas son las ideas que dieron a luz esos motivos. Las ideas no son malas, malos son los pensamientos que corrompieron las ideas. Los pensamientos no son malos, malos son los sentimientos y las emociones de odio que mutaron nuestra felicidad. El mundo no es malo, malos son los sentimientos y emociones de odio que cambiaron nuestros pensamientos corrompiendo las ideas, que motivaron las razones para que los actos fueran hechos por las personas de este mundo.

A.

Cumplir años.

MARACUYAPASTELCUMPLE

Llega un momento en la vida donde te preguntas por que sigues haciéndote más grande en cuanto a edad. Ya has pasado por tus primeros diez años de vida y cuando menos lo piensas ya tienes el doble. Cuando se es niño se adora cumplir años, yo me pregunto a mi edad porque ya no me gusta tanto. La verdad ni yo lo se, soy un poco insípido en ese aspecto, aunque no digo que no me guste un poco cumplir un aniversario más de vida, pero cada año es diferente, es como si una meta naciera solo por una fecha del calendario. Nos damos cuenta que estamos creciendo, Tinguili se da cuenta que esta creciendo, y con ello llegan nuevos retos, algunas complejidades de la vida con las típicas preguntas que agobian a todo ser humano. Pero es parte de todo, parte del nada y parte de la vida misma. Sigue leyendo

Entre la luna y el sol.

Sol_y_Luna

Por ocasiones nos encontramos sumidos en una encrucijada tremenda. Pensando que es lo que en realidad queremos, hacia donde vamos y que es lo que en verdad buscamos. Si algún día encontraremos a nuestra alma gemela, o si ya se nos acabo la gracia de vivir. Somos humanos, esto es más normal de lo que pensamos, haciendo de cosas pequeñas grandes cosas, un uso discriminado de los “peros” y limitaciones todo por un pensamiento que nos acojona. Que raros somos.

En cualquier momento meditamos, y es allí cuando nos encontramos entre la espada y la pared. Por ejemplo, cuando una amiga o amigo te gusta más allá de las platicas del día a día, cuando el momento es incomodo y el beso cruza por tu mente, es normal o es raro, ni yo lo sabría explicar, porque yo se que existe la amistad entre el hombre y la mujer, el problemas es cuando uno siente algo más por el otro, algunas veces, muy pocas, no sucede esto, pero yo digo que en la mayoría de las veces sucede. Y es que así como sucede puede funcionar o no, el mejor remedio es hablar, así quizá se puede llegar a conquistar a la chica o al chico, o también para aclarar el “rollo del asunto“. Si no se entiende y aquella parte que siente ese “algo más” no sabe manejarlo, créeme lo que digo, TODO ACABO. Sigue leyendo